Virgen del Camino de la Luz

 Obra del reconocido imaginero ubetense D. Antonio Espadas Carrasco, se trata de una imagen de candelero para vestir y está realizada en madera de cedro real, estucada y policromada, con brazos articulados mediante rotulas multigiro de madera de halla a fin de permitir una amplia gama de movimientos.

Es de resaltar la expresión de “Nuestra Señora del Camino de la Luz”, con un suave movimiento de cabeza ligeramente elevada mirando al cielo (a la Luz), con un gesto que aúna dolor e inquietud por la muerte de su hijo, a la vez que esperanza y alegría por su resurrección.

El pelo lo tiene recogido en un moño aunque con movimiento en algunos mechones, ya que, a criterio del escultor, esto da mas juego a la hora de vestirla, bien sea con la cabeza totalmente cubierta o con parte del pelo visible.

No llora, pero sus ojos se muestran húmedos y cristalinos, la boca, entreabierta, no desprende sonrisa pero si alivio y deja adivinar que acaba de recibir una buena noticia.

En la parte frontal del candelero presenta un pie asomando, dando un paso firme hacia delante, tratando de avanzar al encuentro con su hijo.

En su mano porta una rama de olivo, árbol sagrado que indica el triunfo de la vida sobre la muerte y que también es un guiño del autor hacia su tierra, Jaén.

Cuando está expuesta en su retablo, en la iglesia conventual de las madres Concepcionistas de Viveiro, la imagen porta una aureola con 12 estrellas en representación de las 12 Tribus de Israel.

La estrella también simboliza la orientación divina “estrella de Belén”, al Virgen es también las “Estrella de los Mares” que guía nuestros pasos hacia su Hijo.

A lo largo del año la Virgen va cambiando su vestimenta en función de cada época litúrgica, por lo que el color de su manto varía para adaptarlo al color litúrgico de cada época.

Durante la cuaresma la imagen luce su vestido de hebrea.

Para procesionar y durante su estancia en la carpa “Antesala de un museo”, “Nuestra Señora del Camino de la Luz”  viste su traje de Reina, con corpiño y saya bordada en hilo de oro sobre otomán en color crudo, destacando en el centro de la saya un ramillete de 7 azucenas en alusión a las Siete Palabras.

Lleva una cinturilla bordada en su centro con una llamativa concha del peregrino, igual a la que lleva en su manto.

El manto es de terciopelo en color azulón y bordado en oro, representando elementos con una clara simbología, como es la concha del peregrino, en alusión a Galicia y al Camino de Santiago, así como símbolo de resurrección y del peregrinaje hacia Dios.

El Sol y la Luna, que también lleva bordados, son símbolos de la Virgen María, como se dice en el Libro de la Revelación.: “una mujer vestida de sol y la luna a sus pies”.

 

El tocado es de lamé plateado de Turquía

Todo ello completado con su Corona de Reina, que sustituye a la aureola que porta durante todo el año

 20150601002731    
     

 RETABLO

Realizado por prestigioso y reconocido taller de talla y ebanistería Hermanos Caballero de Sevilla en el año 2013.

Ha sido realizado en madera de castaño, de primera calidad y teñido en nogal.

En la parte baja la forma una mesa de altar de 1,00 m. de altura y 1,10 m. de profundidad aproximadamente. En el frente y centro de la mesa lleva tallado el escudo de la Hermandad y a ambos lados dos paños tallados con motivos florales. En los costados tallas de jarras y Guirnaldas con frutas. La moldura de la parte alta y baja de la mesa también talladas y a los pies de la virgen el texto, “QUE TU MIRADA SEA FARO, PARA ILUMINAR VIVEIRO” con aplicación en pan de oro.

El retablo a partir de la mesa hacia su parte superior, va flaqueado en sus esquinas por dos columnas tallada con la inscripción en la parte inferior de la columna derecha la Cruz de Santiago Apóstol por tener nuestra Hermandad su sede en la parroquia de Santiago y a su vez ser nuestro patrón de Galicia y España. En la columna de la parte izquierda “JHS” en honor a su hijo el Cristo Resucitado que porta el banderín con la misma inscripción.

Termina el retablo en su parte superior, con el entablamento compuesto de arquitrave, friso y cornisa, soportando el medio punto que remata el retablo en su centro con una cartela en forma de nube, rayos de sol y un óvalo, la simbología de la “M” de María también con aplicación de oro, incluso ambos textos a cada lado “HERMANDAD DE LAS SIETE PALABRAS” y “NSTRA. SRA. DEL CAMINO DE LA LUZ”.

El fondo del retablo está compuesto por un tablero y el medio punto por una concha de vieira tallada. En sus laterales de la parte alta, representación del escudo de la Ciudad de Viveiro a ambos lados, con detalle singular, firma propia de los artistas, de un pulpo tallado, por ser símbolo de Galicia, para buscar y encontrar en el retablo por los visitantes que se acerque a visitar la obra.

Todo el estilo del retablo es Renacentista y proyecto del taller Hermanos Caballero, realizado acorde con el estilo predominante de lo que ya existía en la Iglesia Conventual de las Madres Concepcionistas Franciscanas de Viveiro.

 
 
Diseñado por GestinPe S.L.